1ª mención del concurso bulthaup | La cocina como espacio vital 2018: «Casa Mac» del estudio La Errería

En la presente edición del concurso bulthaup | La cocina como espacio vital, el jurado concedió una primera mención al proyecto «Casa Mac» del estudio La Errería, por su «concepto espacial en el que la cocina se implanta como elemento central dentro de un espacio generado por los vacíos».

«Small is beautiful» es el leitmotiv del proyecto «Casa Mac», realizado por el estudio La Errería. El lema representa una especie de manifiesto que apuesta por la pequeña escala, por lo que se mide en espacio vacío, en metros cúbicos de aire. Es, como señalan sus autores, una terapia de sobriedad después de los excesos de tiempos recientes en los que el lujo se concebía por el número de metros cuadrados disponibles.

El proyecto, concebido como vivienda unifamiliar, se encuentra en pleno centro histórico de Novelda (Alicante). Conserva como elemento de cierre la fachada original de los años 20 del siglo pasado, atada con un muro pantalla de hormigón armado por su interior. Se trata pues de una falsa fachada que sirve de trampantojo y mimetiza la nueva construcción, levantada en el solar resultante tras el vaciado de la antigua casa, manteniendo así la sucesión original de volúmenes y elementos decorativos de la calle.

La vivienda como contenedor.

La nueva vivienda está pensada como un gran contenedor circunscrito por sus dos fachadas, las paredes medianeras —en las que se ha recuperado la piedra oculta tras los antiguos estucos— y la techumbre. El espacio interior se articula en una planta baja y tres alturas conectadas mediante una escalera volada de hormigón. De este modo, la planta baja, concebida como una diáfana zona de día, flanqueada por los patios delantero y trasero, da paso a las plantas superiores, donde se encuentran dos dormitorios con baño propio y una zona de trabajo o biblioteca, suspendidos a modo de casetas independientes. Se trata así de un juego de llenos y vacíos que difumina la frontera entre interior y exterior, entre público y privado.

La cocina como taller.

La cocina se resume en un banco de trabajo bulthaup b2 con zonas de cocción, aguas y preparación. La austeridad y ligereza del banco de trabajo, que prioriza las circulaciones y la libertad de movimiento, responden plenamente a la lógica del resto de la vivienda, haciendo de la cocina una especie de laboratorio en el epicentro de la zona de día. Un lugar informal y abierto conectado en horizontal y vertical a un espacio plagado de vacíos: una incitación a la búsqueda, a la experimentación, al intercambio y, en suma, a la sociabilidad.

Cocina: en colaboración con bulthaup Lleida

Fotógrafo: David Frutos.

Danos tu opinión