Conservación de alimentos: refrigeración, congelación y envasado al vacío.

Prolongar la vida de los alimentos ha sido desde siempre una preocupación, y a lo largo de la historia se han desarrollado diferentes métodos y técnicas de conservación de alimentos: deshidratación, conserva al baño María, salado, ahumado, congelación… Ahora, la tendencia que se sigue es conservar los alimentos respetando cada vez más sus propiedades organolépticas. Gaggenau dispone de aparatos específicos que permiten conservar los alimentos de manera óptima, y ofrece diferentes opciones para ello:

Mediante frío

Conservación al vacío

Mediante frío:

En la conservación mediante refrigeración existe un descenso de temperatura que reduce la velocidad de las reacciones químicas y proliferación de los microorganismos, por lo que el alimento permanece más tiempo en buen estado. Por ello, es importante mantener la cadena del frío durante todo el proceso por el que pasa el alimento, desde la compra hasta el momento de su consumo.

Los frigoríficos Gaggenau presentan diferentes zonas de climatización separadas y específicas para los distintos productos, siendo capaces de detectar y reaccionar de manera inteligente a los alimentos más delicados y exigentes, y prolongando así su duración: los cajones Fresh cooling con compartimento de humedad ajustable son ideales para conservar frutas y verduras, mientras que los cajones Fresh cooling de 0°C o aquellos próximos a 0°C son adecuados para conservar la carne, el pescado y las aves, además de frutas y verduras de piel más dura.

 

Para una mayor durabilidad de los alimentos, se utilizará la técnica de congelado. Es importante efectuar la congelación en el menor tiempo posible y a una temperatura muy baja (se recomienda la función Súper) para que la calidad del alimento no se vea afectada. La temperatura óptima es de -18°C o inferior, lo cual es garantía de higiene y seguridad puesto que a estas temperaturas es muy difícil que se desarrollen microorganismos y bacterias. De esta manera, la comida mantiene sus nutrientes y propiedades esenciales.

 

Conservación al vacío:

La conservación al vacío es uno de los métodos que mejor mantiene las propiedades nutricionales de los alimentos.

El envasado al vacío es una técnica que consiste en retirar todo el aire del interior de un recipiente o bolsa para aislar el contenido del exterior, y posteriormente sellarlo herméticamente. Así, el alimento queda protegido de humedades y olores extraños, sin entrar en contacto con el oxígeno exterior. Al existir una barrera entre el producto y el aire, no solo se protege de la acción de los microorganismos, también se detiene la oxidación natural de los aromas, los cambios de color y textura, la pérdida de sabor y la destrucción de nutrientes, manteniéndose fresco durante mucho más tiempo.

El envasador al vacío de Gaggenau permite envasar y reenvasar alimentos sólidos y líquidos (como mermeladas, caldos, salsas, aceites, botellas de vino) en sus propios recipientes o en contenedores externos, así como preservar el aroma de cafés o especias como el primer día.

Es perfecto para evitar que alimentos delicados de olores fuertes como las cebollas, el queso o el pescado se resequen y mezclen los olores en el frigorífico, incrementando además la capacidad de almacenamiento en el mismo, y multiplicando por tres el tiempo de conservación.

El envasado al vacío es también la forma óptima de conservar los productos congelados por más tiempo. Al permanecer aislados del oxígeno, se evita la generación de microcristales de hielo, que desgarran las fibras y queman el alimento, ocasionando la pérdida de parte de sus propiedades al descongelarse.

La combinación de todos estos métodos le permitirá mantener sus alimentos de forma prolongada y sin perder sus cualidades, repercutiendo tanto en su salud como en el sabor de sus platos.

Iintroset | distribuidor Gaggenau

Plaza de España 2

36002 Pontevedra

Danos tu opinión